Laguz...

Este blog tiene la intención de ser un baúl, una pequeña esquina en la inmensidad de internet en la que pueda mostrar lo que hay en mi...

sábado, 13 de octubre de 2012

Madrid



La lluvia nocturna emborrona los contornos con los que se dibuja Madrid. Es parecido a lo que sucede cuando un pobre enamorado deja caer una lágrima sobre la carta que escribe para alguien que no le corresponde: la lágrima cae al papel, se fusiona a él y diluye con una asombrosa rapidez la tinta que había en ese lugar, dejando una mancha difusa en el lugar donde antes hubo una letra o palabra. Pero no es capaz de borrar lo que su dueño quiso decir. Es lo que sucede cuando la lluvia decide acariciar Madrid una noche de otoño. Las aristas de sus edificios se funden con el mar de asfalto grisáceo, mientras que las luces bailan a su antojo reflejándose en el suelo bañado por las aguas, un suelo que parece un espejo fragmentado en mil pedazos. Las luces otorgan al cielo un extraño color rojizo, que contrasta con la oscuridad de los que aman la noche. ¿Por qué no dejarse empapar mientras caminas envuelto por la magia de la luz y el agua? Madrid tiene una belleza artificial, desgastada y fría; pero eso es lo que hace de ella el lugar idóneo para besarse bajo la luz de una farola…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada